El Nuevo Testamento en 2017

La Biblia, más allá de informarte, quiere formarte. Quiere transformarte. 

En el 2017, vamos a leer todo el Nuevo Testamento. Queremos apropiarnos de la historia de salvación, aquella historia que comienza con la creación de Dios y termina luego con la redención de toda la creación. Queremos saber qué ha pasado, qué es lo que está haciendo Dios en este momento y cuáles son sus promesas para el futuro. 

Vamos a regalar a cada uno de los hermanos y hermanas un Nuevo Testamento. La idea no es sólo leer el texto, sino interactuar con ello. ¿Para qué comprar otro Nuevo Testamento si ya tenemos Biblias en casa? Nos gustaría mucho que cada uno interactuara con el contexto con un lápiz. Sí, queremos que subrayen los pasajes que les llama la atención y que escriban en los márgenes. Se ha comprobado que hay mayor aprendizaje cuando leemos y pensamos con un lápiz en la mano. 

De esta manera también, estamos leyendo todos el mismo texto. Dios siempre quiso que la interpretación de su Palabra se diera en comunidad. La Biblia no le pertenece a individuos sino a la comunidad de los salvados. 

¿Te gustaría participar con nosotros? Aquí te dejamos el plan de lectura:

Plan de lectura 2017

Los hermanos y hermanas de la iglesia pueden buscar su Nuevo Testamento este domingo en la reunión del domingo. 

Los grandes mandamientos

¿Te gustaría que tu iglesia aprendiera a cantar a cuatro voces? 

Photo by MarsBars/iStock / Getty Images
Photo by MarsBars/iStock / Getty Images

Aquí compartimos una canción en forma de canon, una ronda a cuatro voces. 

Los grandes mandamientos

Primero, comienzan los contraltos. Después de cantar la estrofa completa, entran los bajos y así sucesivamente hasta incluir todas las voces. Luego se puede cantar dos veces con todas las voces. 

Contralto - la voz más grave de la mujer  

Ámense todos, pues Dios es amor.

Todo el que ama es hijo de Dios.

El que no ama a Dios no conoce.

Pues, Dios es amor. Dios es amor.

 

 

Bajo - la voz más grave del hombre

Amor puro cree todo. 

Sufre todo. Dios es amor.

 

Tenor - la voz más aguda del hombre  

Es amor. Es amor. Dios es amor.

Es amor. Es amor. Dios es amor.

Es amor. Es amor. Dios es amor.

Es amor. Es amor. Dios es amor. 

 

Soprano - la voz más aguda de la mujer

Ama a Dios de todo corazón,

con toda tu mente y espíritu.

Ama a Dios con todo tu poder.

Divina es esta ley: Dios es amor. 

 

Ensemble  - todas las voces juntas 

 

Acá hay un video con una grabación de la misma canción por la Iglesia de Cristo en Providencia, Santiago de Chile. 

 

 

 

Viaje misionero a Córdoba

MisiónAR - Córdoba, Argentina

Córdoba, Argentina

Córdoba, Argentina

Este año que viene, con el favor de Dios, haremos un viaje misionero a la ciudad de Córdoba. Serviremos juntos con los hermanos de dos congregaciones: la Iglesia de Cristo en Nuestro Hogar II y también en Córdoba capital en Alberdi. 

¿Cuándo? 15-29 de enero de 2017

¿Quiénes pueden participar? Hombres y mujeres que tienen más de 20 años. Hay cupo limitado. Cada persona que desea participar debe enviar un ensayo de una página hablando de sus motivos para participar en el viaje y cuáles son sus expectativas del mismo. Pueden enviar los ensayos al email de Jonathan

¿Cuánto vale el viaje? Cada integrante debe pagar su propio pasajes (se estima que un pasaje ida y vuelta de Buenos Aires a Córdoba en micro saldrá unos $2.000 en enero) y luego aportar $2.500 para cubrir los gatos del hospedaje, comida, transporte y el trabajo que vamos a realizar. Hay que dejar una seña el 1 de diciembre de $1.000 para asegurar su cupo.

Para poder participar del viaje, hay que asistir a los 3 talleres que se realizarán previo al viaje. El primer taller será el 17 de septiembre a las 14:00 hs. donde se reúne la iglesia en Palermo.  

Para más información, pueden escribir a Jonathan o John

Cómo leer los evangelios

Este año nos hemos propuesto realizar varios talleres para informarnos más en cuánto a la fe cristiana pero también con el deseo de profundizarnos más en la vida con Cristo. 

El primer taller que realizamos este año se llamó: Cómo leer los evangelios. 

El objetivo de este taller fue dar a conocer los relatos escritos acerca de Jesús para propiciar un encuentro con el Jesús resucitado. 

Aquí les dejamos el taller en formato PDF

Capacitación ministerial

Todo cristiano es un ministro del Señor. En el cuerpo de Cristo, todo miembro juega un papel importante en la vida comunitaria y en la misión de Dios. Por eso, creemos que es vital capacitarnos para mayor servicio en su obra.

En la Iglesia de Cristo Redentor hemos articulado tres pilares alrededor de los cuales entendemos nuestra misión:

 

·      la predicación del evangelio

·      la vida comunitaria

·      la misión de Dios

 

En base a estos pilares, queremos comenzar una conversación entre los miembros interesados acerca del ministerio de la iglesia. Hemos elegido un libro para abrir la mesa del diálogo: Un ministerio creativo por Henri J.M. Nouwen.

 

Aquí dejamos el enlace al libro en formato digital.

 

Tenemos proyectado leer el libro entre ahora y el fin de año. La idea no es leer para información, sino para transformación. Tomen el tiempo necesario para leer con detenimiento y para meditar sobre lo escrito. Sin reflexión no hay aprendizaje.

 

La lectura de este libro es solamente la primera fase de nuestra capacitación ministerial. Estén atentos a las siguientes fases. Qué Dios nos guíe y qué cada día podamos ser más y más como su Hijo, Jesucristo. 

¿Qué debemos hacer con Jesucristo?

En su ensayo, «¿Qué debemos hacer con Jesucristo?», C.S. Lewis escribe que «la verdadera cuestión no es qué debemos hacer con Jesucristo, sino qué debe hacer Él con nosotros.»

Nadie puede quedar indiferente ante la persona de Jesús. Debe tomarse una postura. A cualquier otro hombre o mujer, podemos mantenernos neutrales – podemos tener una actitud ambigua ante la mayoría de las personas de la historia. Sin embargo, con Jesús no puede ser así. 

 

¿Por qué no se puede ser indiferente con Jesús?

Vamos a ver qué es lo que dice Jesús de sí mismo en el evangelio de Juan:

«Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca tendrá hambre; y el que cree en mí, nunca tendrá sed.» 

«Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, tendrá la luz que le da vida, y nunca andará en oscuridad.» 

«Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡Yo soy!» 

«Yo soy la puerta; el que por mí entre, se salvará. Será como una oveja que entra y sale y encuentra pastos.» 

«Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que todavía está vivo y cree en mí, no morirá jamás.» 

«Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí se puede llegar al Padre. Si ustedes me conocen a mí, conocerán a mi Padre; y ya lo conocen desde ahora, pues lo han estado viendo.» 

«Yo soy la vid, y ustedes son las ramas. El que permanece unido a mí, y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí no pueden ustedes hacer nada. El que no permanece unido a mí, será echado fuera y se secará como las ramas que se recogen y se queman en el fuego.» 

 

Si Jesús es pan, luz y puerta, si es camino, verdad y vida – más vale darle el lugar en nuestras vidas que le corresponde. 

¿Qué es lo que Jesús quiere de mí? 

Jesús quiere ser mi Salvador. Jesús quiere ser mi Señor. Jesús quiere ser mi Maestro. Jesús quiere ser mi Redentor. Jesús quiere ser mi Pastor. 

¿Cómo puedo entregarle mi vida a Él? ¿Cómo le puedo abrir la puerta a Jesús para que more en mí? ¿Cómo puedo hallarme en Cristo? ¿Cómo puedo participar de la vida que Él ofrece? ¿Cómo puedo encontrar el perdón de Dios por mis pecados y la ayuda del Espíritu Santo para vivir una vida transformada? ¿Cómo puedo ser verdaderamente parte de la iglesia? ¿Cómo puedo tener a Dios como Padre y los cristianos como hermanos y hermanas? 

Cuando Jesús comenzó a predicar el evangelio, llamaba al arrepentimiento.

Hay que reconocer que vamos mal, que en algún momento elegimos el mal camino. Nos hemos desviado de lo que Dios quiso para nosotros, para nuestro mundo. Debemos arrepentirnos de nuestros pecados, nuestra rebeldía y hacer un firme compromiso para no seguir iguales. 

Debemos acompañar este arrepentimiento con una confesión en que reconocemos que Cristo es el único camino, la verdad y la vida. Debemos proclamar que Jesús es el Hijo de Dios y que a partir de ese momento, queremos que sea nuestro Señor y Salvador. 

Cuando confesamos nuestra fe (confianza) en el Hijo de Dios delante de otros hermanos y hermanas, estamos pidiéndoles que nos ayuden a mantenernos fiel a tal confesión. Es un acto muy importante por el que pasan todos los cristianos. 

Junto con la confesión, debemos hacernos bautizar en agua en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo para así recibir el perdón de los pecados, el don del Espíritu Santo y ser agregados a la iglesia universal. 

El bautismo es la recreación de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Mediante el bautismo, participamos verdaderamente en la muerte y resurrección de Jesús. Al morir con Jesús, nacemos de nuevo para una vida nueva en Cristo Jesús. Al recibir el perdón de Dios, el Espíritu Santo, somos añadidos a la iglesia – la familia de la fe. 

Cuando nos bautizamos pasamos a ser miembros del cuerpo de Cristo. El vivir con Jesús nos lleva a una vida activa en su cuerpo porque nos ha dejado una tarea importante: continuar su ministerio en la tierra hasta que Él vuelva. 

 

¿Cuál es el ministerio que Jesús nos ha dejado?

Lucas 4:18-19 nos enseña que Jesús vino a proclamar las buenas nuevas del reino de Dios y llevar la sanación de Dios a la gente – la sanación como señal a lo que Dios va a ser cuando reine plenamente en la tierra como en el cielo. Debemos continuar ese ministerio. Por eso, Dios nos llama el cuerpo de Cristo porque aunque Cristo está a la derecha del Padre, nosotros seguimos aquí para cumplir con la valiosa labor que Él inauguró. 

 

¿Por qué la iglesia del Señor se reúne los domingos? 

Primero, nos reunimos todos los domingos porque Jesús resucitó de entre los muertos el día domingo. Nos juntamos para adorar, hacer memoria de Él, compartir la Palabra y para animarnos en cuánto a la labor que nos ha dejado. 

 

¿Por qué cantar y orar a Dios juntos los domingos? 

Adoramos a Dios a través del canto porque nos hace bien proclamar quién es Dios y lo bueno que ha sido con nosotros. Tanto la adoración como la oración nos vuelve a ubicar delante de un Padre amoroso que cuida fielmente a sus hijos. Cantar alabanzas a Dios nos vuelve a llamar la vida que tenemos gracias a Jesús y nos desafía a vivir únicamente para Él. Orar a Dios es una muestra de nuestra dependencia de Dios por todo lo que tenemos y por lo que somos en la vida. 

 

 ¿Qué es la santa cena y quién puede participar? 

La santa cena fue un memorial que instituyó el mismo Jesús antes de morir. Lo hizo en el momento en que los judíos celebraban la Pascua, la fiesta que celebraba el éxodo de los hebreos de Egipto. De hacer así, Jesús daba a entender que su muerte también libera al pueblo de la esclavitud del pecado y que la celebración y el recordatorio que es la cena sirve para orientar y animar al pueblo de Dios a seguir su rumbo hacia Él. 

La cena es un memorial de lo que Jesús hizo por nosotros los cristianos, aquellos que han participado con Él en su muerte, sepultura y resurrección a través del bautismo. Si una persona no se ha arrepentido, confesado sus pecados y no ha participado juntamente con Jesús en su muerte y resurrección a través del bautismo, la santa cena se vuelve un pequeño refrigerio más, una comida sin sentido. Lo que le da poder y sentido a la cena es que recuerda y celebra la liberación del pueblo de Dios de su pecado – si no hemos beneficiado de ese hecho, no tiene sentido participar de la cena. Aunque no vayamos a negar la participación de los no cristianos en la cena, reconocemos que participar de ella carece de sentido cuando uno no transita por el camino de Cristo.  

 

¿Por qué tenemos una colecta de dinero en la iglesia? 

La iglesia del Señor es una familia que junta capital para funcionar como tal y para servir al mundo. La iglesia no existe para sí, sirve como señal del reino de Dios que irrumpe en el mundo. Por lo tanto, el dinero no está sólo para cubrir las necesidades de la familia sino también para ayudar a los pobres y necesitados fuera de ella. La colecta o ofrenda semanal nos permite tener una reserva para poder planificar la ayuda a los demás.



¿Por qué proclamamos el evangelio o por qué evangelizamos?

La proclamación de las buenas nuevas del reino de Dios – que Dios, a través de Jesús está siendo coronado Rey en la tierra como en el cielo – es una parte integral de nuestra razón de ser como iglesia. Hacemos esta proclamación en palabra y hecho a los que están dentro de la iglesia y también fuera también. 

 

¿Y vos? ¿Te animás a cambiar el rumbo de tu vida para unir tu voluntad con la voluntad de Dios?  C.S. Lewis dice que hay por lo menos dos tipos de personas: aquellas que le dicen a Dios, «que se haga tu voluntad» y aquellas personas que Dios les dice, «que se haga su voluntad». ¿Cuál tipo de persona serás vos? 

 

¿Insistirás en forjar el rumbo de tu vida o te rendirás ante Jesús quién es el único camino al Padre? La vida cristiana se trata de morir a uno mismo para nacer de nuevo y en esa vida nueva que Dios nos da, vivir con Él en el aquí y ahora. Para los bautizados, la eternidad ya comenzó. No tenemos que esperar el juicio final ni la instalación de la nueva creación, tenemos el privilegio de convivir en el presente con el Dios Todopoderoso que es amor.  

 

¿Qué harás con Cristo? O mejor dicho, ¿qué hará Cristo con vos?

Los evangelios de Jesucristo en 40 días

Vamos a leer los evangelios de Jesucristo juntos en 40 días a partir del 1 de febrero 2016. 

Muchas personas han intentado escribir un relato de los hechos que se han cumplido entre nosotros. Se valieron de los informes que circulan entre nosotros dados por testigos oculares, los primeros discípulos. Después de investigar todo con esmero desde el principio, yo también decidí escribir un relato cuidadoso para ti, muy honorable Teófilo, para que puedas estar seguro de la veracidad de todo lo que te han enseñado.
— Lucas 1:1-4 NTV

Hay 4 evangelios que han sido escritos sobre la vida de Jesús. Fueron escritos por 4 personas diferentes, de maneras diferentes y con diferentes motivos. Cada uno quería resaltar un aspecto diferente de la vida y ministerio de Jesús. 

¿Te animás a leer los 4 evangelios con nosotros a partir del 1 de febrero? 

Pueden descargar el plan de lectura en PDF aquí

Recomendamos comenzar las lecturas con una oración pidiendo a Dios que abra nuestros corazones y mentes y luego de haber meditado en las Escrituras, orar de nuevo pidiendo sabiduría para poder actuar conforme a lo aprendido. 

Este año, queremos caminar con Jesús. Este es un buen comienzo. 

Caminando con Jesús

Elegimos un lema para el año 2015: «caminando con Jesús». Queremos, como iglesia, como su cuerpo, como hijos e hijas de Dios salvados por él, caminar con él.

 

 

 

Dos personas pueden caminar juntos en la calle sin conocerse, sin comunicarse y sin cumplir ninguna misión específica. Caminar con Jesús implica conocimiento, comunicación y una amplia participación en su misión.

 

Caminamos detrás de Jesús:

 

Reconocemos a Jesús como Maestro y Señor. Caminamos detrás de él porque él es digno de seguimiento, es digno de confianza. Dependemos de su guía y nos sometemos a él.

 

Caminamos al lado de Jesús:

 

Son sus amigos todos aquellos que colaboran con Jesús en su misión aquí en la tierra. Él nos dice que somos sus amigos. Servimos con él y al recibir su amor, lo reflejamos a los demás.

 

La idea de seguir a Jesús y de caminar junto con él en el servicio es poder caminar en sintonía con él. De hecho, nuestra esperanza es convertirnos en la plena semejanza de Jesús en el día final.

 

¿Te animás a una aventura como seguidor/a de Jesús con nosotros? ¿Aprendamos juntos a caminar en los pasos del Maestro?

 

Para mayor información, podés contactarnos aquí

Talleres de canto en Bolivia - enero 2016

Iglesias de Cristo de Santa Cruz de la Sierra

Iglesias de Cristo Cochabamba Centro y Villa Pagador 

Aclamen alegres al Señor, habitantes de toda la tierra;
adoren al Señor con regocijo.
Preséntense ante él con cánticos de júbilo.
Reconozcan que el Señor es Dios;
él nos hizo, y somos suyos.
Somos su pueblo, ovejas de su prado.
Entren por sus puertas con acción de gracias;
vengan a sus atrios con himnos de alabanza;
denle gracias, alaben su nombre.
Porque el Señor es bueno y su gran amor es eterno;
su fidelidad permanece para siempre.
— Salmo 100 NVI

Es una alegría poder colaborar con las iglesias de Bolivia para mejorar nuestro canto para el Señor. Tenemos la costumbre de cantar a cappella, a voces. Nos agrada cantar de esta manera porque así, todos somos iguales delante del Señor. Todos somos llamados a cantar, tengamos una gran habilidad musical o no. Lo que buscamos es, a través del taller, aprender a cantar con mayor conciencia y con mayor conocimiento de técnicas y hábitos que pueden mejorar nuestra ofrenda de amor para Dios. 

Aquí pueden descargar las partituras para el taller. 

Aquí pueden acceder a las grabaciones que corresponden a las partituras. 

Para mayor información, pueden consultar por esta misma página Web